Los primeros pobladores

La más antigua referencia humana de la comarca se ha encontrado en los Escullos, donde restos de talla en piedra nos remontan al periodo Mesolítico, hace 10.000 años y, aún más allá, hasta el Paleolítico.

Los restos más antiguos, hallados en las cuevas del Serrón en Antas y de la Zájara I y II en Cuevas del Almanzora.

Pero es en el Neolítico final y en la Edad del Cobre (3000-2000 a.d.C.) cuando se producen los primeros asentamientos colectivos de importancia, pertenecientes a la “Cultura de Los Millares” (2500-1800 a.d.C.) y, ya en plena Edad del Bronce, a la “Cultura del Argar” (1800-1300 a.d.C.).

Estos pobladores se instalaron cerca de las minas, abundantes en la zona, en emplazamientos naturales donde encontraban agua y abrigo. Ambas culturas están hoy consideradas entre las más interesantes de Europa occidental para el estudio del periodo inicial de la metalúrgica. Su decadencia se produce durante el Bronce final (1000-800 a.d.C.) cuando Tartesos, en la desembocadura del Guadalquivir, toma el revelo cultural de Occidente.

07 de marzo de 2017
degata